BLOGELEUSIS: FILOSOFÍA, y más allá...


Según Walter Burkert, los antiguos misterios "eran rituales de iniciación de carácter voluntario, personal y secreto que aspiraban a un cambio de mentalidad mediante la experiencia de lo sagrado." (Cultos mistéricos antiguos)

Con los decretos imperiales de 391/392, que prohibieron todos los cultos paganos, y con la destrucción de los santuarios por los godos al mando de Alarico en 394, los misterios súbitamente desaparecieron...

¿Desaparecieron? ¿O dejaron de ser algo meramente exterior, para madurar y convertirse en lo que siempre pretendieron ser: una experiencia interior, dirigida a enriquecer al sujeto, y al margen de cualquier formalismo abstracto, vacío?

Este blog -creado precisamente en Madrid, la ciudad situada en el centro, y presidida por la estatua de Cibeles, la Gran Madre- pretende recoger el espíritu de esos misterios, sean los de Eleusis, Dionisos, Méter, Isis o Mitra, y combinarlos con el saber filosófico, para estimular el avance espiritual de aquellos que quieran participar en su creación.

Igual que en las iniciaciones del pasado, habrá en él dos niveles: el preparatorio, en el que se incluirán materiales destinados a los estudiantes de Secundaria y Bachillerato, que acaban de iniciarse en el camino del conocimiento; y el especializado, en el que el autor incluirá temas filosóficos de nivel superior, o situados en los márgenes del pensamiento filosófico "oficial". También se incluirán referencias a sus publicaciones, a fin de que puedan ser localizadas, comentadas, y desde luego criticadas, por aquellos que se encuentren interesados por los problemas a los que dichas publicaciones se refieren.


En estos tiempos que corren, oscilantes entre el dogmatismo fanático de las religiones oficiales y el más burdo de los materialismos, los defensores del auténtico progreso espiritual no pueden desesperar, ni ceder un ápice de terreno. Hoy, como siempre, este ha de ser nuestro lema:

"Fortes viri adversa fortuna probabuntur"

lunes, 21 de marzo de 2011

2º de Bachillerato: Ortega y Gasset: Análisis de los Textos de Selectividad

ANÁLISIS DEL TEXTO DE ORTEGA Y GASSET: El tema de nuestro tiempo, cap. X


Texto 1 (Líneas 1 a 50)


Ortega aborda en el texto el problema de la realidad. ¿Qué es la realidad? Este problema ha determinado la contraposición entre razón (cultura) y vida, que recorre toda la filosofía occidental. Para el racionalismo (p. ej. Descartes), la realidad está mediatizada por la cultura y la razón, de manera que la cultura es fundamental (pero esto supone sacrificar la vida a sus abstracciones formales, que deforman la realidad); en cambio, el relativismo se ajusta a la realidad de la vida como tal, al margen de la razón, por lo que mantiene que no hay ninguna verdad absoluta (Nietzsche).
Esta contraposición entre racionalismo y vitalismo (relativismo) se muestra en la teoría del conocimiento: para el racionalismo, la verdad es eterna, inmutable y absoluta, mientras que para el vitalismo la verdad es relativa y depende sólo del sujeto. Frente a ambas posiciones, Ortega propone su propia teoría: el raciovitalismo.


Texto 2 (Líneas 53 a 102)

Frente al racionalismo y el vitalismo; frente a la contraposición entre cultura (razón) y vida, Ortega va a mantener el raciovitalismo; para Ortega, la verdadera realidad, la realidad radical, que está a la base de todas las demás, es la vida individual; pero la vida necesita conocer la realidad que la rodea para orientarse en ella (como demuestran la biología y la psicología actuales); por tanto, la razón y el conocimiento son una función vital, y la razón es siempre razón vital. Ahora bien, la vida transcurre en el tiempo, es decir, en la historia; por eso, la razón es, según Ortega, una razón histórica, y así, el conocimiento de la realidad no está dado de una vez por todas, como cree el racionalismo, sino que ese conocimiento de la realidad va cambiando a lo largo de la historia.
De manera que cada individuo y cada pueblo conocen la realidad desde su propio punto de vista particular y concreto, que no es incompatible con el de los demás (como cree el relativismo), sino que, completándose esas perspectivas, recomponen "el torrente de lo real", y permiten conocer la realidad desde multitud de puntos de vista distintos. Verdad y perspectiva se implican, según Ortega, mutuamente.


TEXTO 3 (Líneas 103-185) / (Líneas 223-286)

Ortega expone en este texto su teoría perspectivista de la verdad. La realidad se nos da en infinidad de perspectivas posibles. Cada una de esas perspectivas supone un punto de vista sobre el universo. Para Ortega la realidad radical, la vida, cada vida implica una determinada perspectiva sobre el universo; esas perspectivas se complementan, y ninguna puede excluir a las demás; cada punto de vista sobre el universo capta un aspecto verdadero de él, y por tanto es insustituible. Cualquier perspectiva que se pretenda absoluta o única, es falsa. Es utópico pensar que puede haber una sola verdad sobre el universo, captada por la razón pura abstracta, como creían los racionalistas y Kant. La razón es siempre "razón vital", razón al servicio de la vida y, por tanto, una razón que conoce la verdad de forma perspectivista.
El error ingenuo de los filósofos del pasado, tanto idealistas como realistas, es pensar que existe una única perspectiva verdadera sobre el mundo, una única verdad. la verdad sobre el Universo se da mediante un sumatorio de perspectivas diferentes e históricas sobre él.
Termina el texto Ortega indicando que suponer, como hacían los racionalistas (p. ej. Leibniz) que Dios posee un punto de vista absoluto sobre el universo es erróneo. Dios necesita de todas las perspectivas sobre la realidad: no es sino la suma de verdades obtenidas por los hombres. No es, por consiguiente, el homre quien necesita de Dios, sino que Dios necesita de los hombres y de su porción de conocimiento sobre la realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario